Cuando hablamos de TFT no estamos hablando de un tipo de televisor en si, sino que TFT se refiere a un determinado tipo de transistor que se usan en algunos televisores. Las siglas TFT vienen del inglés Thin Film Transistor, que significa Transistor de Película Fina. Por lo tanto, se podría definir el término TFT como un tipo especial de transistor que ayuda a conducir la electricidad o la luz de manera más eficiente.  Los transistores TFT suelen utilizarse en las televisiones LCD con la intención de lograr mejorar la calidad de la imagen.

Un error muy extendido entre los consumidores, es hablar de pantallas TFT, lo cuál, como queda claro, es un error. Una pantalla no puede ser nunca TFT, porque al referirse a estas siglas se está hablando de un transistor, nunca a un tipo de pantalla. Lo correcto es hablar siempre de pantalla TFT LCD, que indicaría que es una pantalla LCD que ha sido reforzada con TFT, con lo que se consigue una mayor eficiencia energética y un mejor tiempo de respuesta logrando evitar el efecto ghosting.

Durante los últimos años se ha ido sumando la tecnología TFT a la fabricación de televisores LCD.  En un principio, la tecnología TFT se usaba solamente para monitores de ordenadores y desde hace ya unos años también han entrado en el mercado de las televisiones.

Actualmente este tipo de televisores suelen ser un poco más costosos, aunque con el avance de la tecnología, los precios se van emparejando cada vez más e incluso los televisores LCD TFT ya no distan mucho del precio de un televisor de plasma.

Es previsible pensar que, a medida que la tecnología siga evolucionando y los costes reduciéndose, las pantallas TFT LCD desplazarán completamente a las pantallas plasma y las convertirán en algo residual para el consumidor medio.