Las desventajas de un televisor LCD en comparación a un TV plasma, son los siguientes:

  • Angulo de visión. La tecnología de los televisores LCD no tiene luz propia, sino que necesita de una luz por detrás de lo cristales líquidos que sirve para iluminarlos. Debido a esto, un televisor LCD se ve mucho mejor de frente ya que recibe la luz directamente desde atrás. En cambio el Angulo de visión va empeorando a medida que uno empieza a verlo desde un lado. En los TV plasma no ocurre esto, ya que cada píxel tiene luz propia y por lo tanto puede verse bien desde cualquier ángulo. Si el televisor va a estar emplazado en un lugar grande y generalmente va a haber varios espectadores viendo la televisión desde distintos ángulos, los LCD no son del todo recomendables ya que no todos los espectadores podrán verlo por igual.
  • Tiempo de respuesta. Se llama tiempo de respuesta al tiempo que tarda a un píxel en pasar del negro al blanco y volver después al negro. Según el tiempo de respuesta que tenga el televisor puede provocar lo que se conoce como ghosting, es decir que quede una pequeña estela de la imagen anterior cuando el paso de una imagen a otra es muy rápida. Esto puede ocurrir por ejemplo con películas de acción en las que el paso de una imagen a otra puede ser muy veloz. En los televisores de plasma no se tiene este problema.
  • Tamaño. Las pantallas de plasma permiten llegar a tamaños más grandes que las pantallas LCD, aunque esta diferencia es ahora mismo casi imperceptible. El límite comercial para ambos tipos es de 65 pulgadas.
  • Contraste. El contraste suele ser mejor en los televisores de plasma que en los TV LCD. Esto se debe a que los cristales líquidos no tienen luz propia y deben filtrar una luz que se encuentra por detrás. Sin embargo en algunos casos no llega a filtrar totalmente la luz y el contraste no es tan bueno. Por eso se dice que a pesar de que los colores son más vivos en el LCD, en el plasma son más reales y exactos. Sobretodo esto ocurre con los negros, que tienden a verse grises, así como también a la mayoría de las tonalidades oscuras como por ejemplo los marrones.
  • Precio: Todavía existe una pequeña diferencia en el precio entre los TV de plasma y los televisores LCD, a favor de los primeros, que siguen apareciendo como más económicos, aunque, bien es cierto, que esta diferencia es cada vez menor. Donde más se aprecia la diferencia de precio es en los modelos de televisiones más grandes, por encima de las 40 pulgadas, en los que la televisión plasma gana claramente la batalla.
  • Píxeles muertos. Puede ocurrir que un píxel no funcione correctamente y se vea en la pantalla un pequeño punto negro que no toma el color que corresponde. Cuanto mas grande sea la pantalla, mas píxeles tiene, y mas probabilidades habrá de que algún píxel no funcione correctamente.